07.02.2016

El dilema de los calcetines

Imagínate que diriges una empresa que hace calcetines, con marca propia.
Resulta que tu equipo de innovación es maravilloso y tiene dos ideas, en estado avanzado, de dos innovaciones en calcetines.

El desarrollo A es un calcetín que dura, como mínimo, 10 años sin perder sus propiedades (caloríficas, estéticas, confort, etc.). Da igual que tengas unas uñas como garras de harpía o que vayas con ellos sin calzado por el porche de tu casa o que los laves cada día y los tiendas al sol. Duran como mínimo 10 años. No hay calcetín tan duradero en el mundo mundial. Además, cuando se deterioran se biodegradan fácilmente o incluso se reciclan con poco consumo energético y puedes volver a producir unos nuevos calcetines. Estos calcetines los llamamos los ForeverSocks.

El desarrollo B es un calcetín tan cómodo que parece que flotas. Da igual el tipo de calzado que lleves, si hace mucho calor o si vas sobre nieve. Ponerte estos calcetines es una experiencia única, que ninguna otra empresa ha logrado conseguir en el mercado. El confort en estado puro. Eso sí, solo duran 6 meses como máximo. Lo que sería una temporada, de verano o de invierno, según el modelo. Los llamamos los NoSocks.

Resulta que la situación actual de la empresa solo permite sacar uno.

¿Qué calcetín sacarías tú al mercado?

Tómate tu tiempo para meditar la respuesta. Es una decisión importante, el futuro de tu empresa depende de ella.
Si te cuesta tomar una decisión, o aún habiéndola tomado con rapidez, te hago otra pregunta:

¿Cómo son los usuarios finales (los que se ponen los calcetines) de tu negocio?

Quiero decir, ¿Cuáles son sus valores?

Supongo que ya sabes por donde voy…
La decisión tiene que ver con qué valores quieres conectar, o sea, desde qué valores funciona tu organización.
Se oye mucho lo de “empresas con valores”, pero pocas veces sabemos exactamente qué son y cómo se aterriza en las decisiones del día a día.

Te daré mi respuesta al dilema de los calcetines en forma de claves:

  • Todas las personas y organizaciones tienen sus propios valores (otra cosa es que estén correctamente identificados). Por lo tanto no hay empresas con valores y otras sin ellos. Pero sí empresas centradas en sus valores (de manera consciente) y otras que no.
  • No hay valores buenos o malos. Cada empresa, cada persona tiene unos u otros valores. En realidad sí hay valores que ética y moralmente no están aceptados por la sociedad, pero el resto de valores no son propiedad del bien o del mal. Lo que para unos son valores positivos pueden ser negativos para otros y viceversa.
  • Los valores son situacionales, están dentro de un contexto, una circunstancia, espacio y tiempo concretos y evolucionan, no son estáticos. Por ejemplo, cuando eres padre/madre por primera vez, tus valores (lo que tú valoras) cambia. Y eres la misma persona, así que por favor no catalogues o etiquetes por valores. Fíjate que los que no eran tus usuarios pueden pasan a serlo o al contrario.
  • Las empresas deberían identificar y definir no más de 3 valores guía, que serán uno de los criterios más importantes a la hora de tomar la decisión de qué productos-servicios sacar al mercado. Esto no quiere decir que no tengamos más valores (tenemos muchos más) sino que hemos decidido por diferentes motivos (esto lo dejo para otro día) cuáles queremos que guíen nuestra organización y con los que ¡vamos a muerte!
  • Y lo más importante de todo: La conexión más fuerte entre las personas y las marcas es a través de los valores.

Por lo tanto mi respuesta es que si entre los 3 valores guía de tu empresa está el respeto por el planeta, deberías sacar los ForeverSocks. Si este valor no está, pero está el confort, deberías optar por los NoSocks.

¿Y si uno de los 3 valores guía es “el usuario en el centro”?

Habría que ver los otros 2 valores guía, ya que ambas opciones tienen al usuario y sus necesidades en el centro: si uno de ellos es “respeto por el planeta” y sacas el NoSocks, entrarías en un conflicto de valores y hay uno que prevalece, no porque para ti sea más importante (no es cuestión de prioridades).

En este caso sacar los NoSocks daría una imagen de incoherencia a la marca porque éste modelo no respeta el planeta, que es un valor guía tuyo. Los beneficios de sacar esa línea sería menores que el coste de oportunidad debido a la incoherencia mencionada.

Si no hubiera incoherencia de valores, podrías sacar las dos líneas de calcetines. El orden lo marcarían otros criterios estratégicos.

Y de regalo…

Es posible que en algún momento hayas pensado que los ForeverSocks no son una buena idea de negocio porque implicaría muy poca rotación de producto, algo que no interesa a ninguna empresa.

Si tras leer este post sigues pensando así, es que o yo no me he explicado bien, o no me has entendido bien o quizás aún no conozcas el modelo Honest Strategy de empresas centradas en valores.

La estrategia de conectar real y auténticamente en valores con tus usuarios es la estrategia más rentable y sólida que cualquier negocio pueda tener.

Seguiré hablando este modelo en futuras entradas.
¡Sigan a la escucha!